viernes, 30 de octubre de 2009

Ensayo sobre la ceguera - José Saramago (1995)


Una de las obras más crudas, violentas y originales que tengo el placer de leer en los últimos años. Algunos la consideran una extraña frontera en la novela de Ciencia Ficción y el drama psicológico convencional.


En cierta manera recuerda a obras como El Día de los Trifidos donde también la población de la Tierra se quedaba ciega o incluso a El Señor de las Moscas, donde también una situación límite hacía despertar los instintos más básicos e irracionales entre los protagonistas.


Ensayo sobre la ceguera es una excusa para retratar el comportamiento humano en una situación límite: En este caso, cuando a causa de una extraña enfermedad, todo el mundo se va quedando ciego poco a poco. Es una obra dura pero narrada de forma amena, casi como un cuento, a veces recreandose en la desesperación de los protagonistas, a veces narrando de forma simbólica como actúa el mundo entero y por tanto, realizando un tipo de ensayo -como indica el título- sobre la humanidad: el profundo egoísmo que marca a los distintos personajes en la lucha por la supervivencia trascendiendo así el significado de ceguera más allá de la propia enfermedad física.


Saramago introduce un elemento ajeno, una pequeña mutación dentro de este mundo de ceguera al cual el mundo se ve atado: Una persona ve, una persona puede contemplar las barbaridades a que puede llegar la raza humana; una sola persona queda sumergida por voluntad propia en el manicomio donde se aislan a los primeros ciegos para que no contagien al resto de la ciudad.
Precisamente dentro de este manicomio, de esta sala de estudios sin observadores es donde quedan retratadas las más grandes miserias humanas hasta el extremo de hacerte estremecer -tal cual una novela de terror- mientras lees el libro.


Puede que el clímax algo prematuro -por otro lado tan crudo que te puede revolver el estómago- que resta emoción a unos últimos capítulos mucho más tranquilos puede que sea la nota discordante en una novela que siempre havia ido In Crescendo. Pero igualmente, no hay ningún pasaje que sobre; Saramago calculó al milímetro su novela.


La única nota negativa sería el estilo de Saramago al escribir la novela: cuesta un poco acostumbrarse a una lectura tan densa sin descanso para la vista.


5 comentarios:

Korvec dijo...

La verdad, es que al principio, si se hace un poco pesada. Pero a partir del ingreso de la pareja protagonista en el sórdido psiquiátrico abandonado, lo que no puedes (por lo menos yo), es dejar de leer.

Por cierto que su adaptación cinematográfica me pareció realmente lograda. Obviamente, se deja algunas cosas en el tintero, pero es de las mejores adaptaciones que he visto, de una obra escrita.

Saludotes

davidgore dijo...

Pues aún no me he leído el libro ni visto la película. Pero si se que tanto una cosa como la otra, están bastante decentes.

Saludosssss

Korvec dijo...

Ya te digo, tanto la novela como la película, me parecieron altamente recomendables. Aunque la película, no es para todos los gustos, ya que tiene momentos un tanto "duros", que por lo menos a la sesión que yo asistí, no fueron del gusto de una buena parte del público. Personalmente, pienso que en una novela que muestra a las claras las miserias de la condición humana,son más que necesarias.

Saludotes

kuro&kitaku dijo...

Y ya puestos, ¿que recomiendas primero?, la novela, no?. Lo digo, porque me es más fácil ver la peli primero.

Gracias y saludos.

Korvec dijo...

Pues da lo mismo, ya que son bastante equivalentes.

Lo mio fue un tanto raro, ya vi la película cuando estaba empezando a leer el libro (iría por la página 20 o así) y luego terminé de leerlo y aunque obviamente, ya sabía "por donde iban a ir los tiros", lo disfruté bastante.

Saludotes

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails