miércoles, 17 de febrero de 2010

El viaje de Chihiro - Hayao Miyazaki (2001)


Continuando con el especial (esto está saliendo así) sobre Miyazaki, le toca al turno a El viaje de Chihiro. Es posible también, que empecéis a tomarme por pesado y necio cuando hable del cine de este señor, pero la soberbia cae por su propio peso. Vaya maravilla se marcó allá por el 2001, cuando dijo de estrenar esta pieza única de la animación. Una obra maestra llena de fantasía, oneirismo, diversión, magia, amor y sobrecogedora. Yo ya le tengo un pedestal preparado a Miyazki y a toda su obra aquí, en mi rincón dedicado al cine. La verdad es que me quedo sin adjetivos y palabras raras y bonitas que puedan salir de mi cerebro para describir la genialidad y maestría de este japonés, dueño y señor de la mejor animación que existe en al actualidad y probablemente, que exista jamás. Es duro decirlo o pensarlo, pero cuando Miyazaki desaparezca, dejará tras de sí un legado imposible de superar.

No sé si los que suelen visitar kuro&kitaku son degustadores de la animación y concretamente, de la animación venida del país nipón, pero dejaré mi propia historia, mi veredicto sobre El viaje de Chihiro aunque esté todo escrito ya sobre ella.

Todos conocemos a Chihiro, una niña que sin querer ha entrado en un mundo habitado por dioses antiguos y seres mágicos, dominados por la diabólica Yubaba, una arpía hechicera. Pero afortunadamente, Chihiro se encuentra con el enigmático Haku que le ayudará a sobrevivir en esta extraña y maravillosa tierra. Chihiro se traslada a su nuevo hogar junto a sus padres, pero el padre se pierde apenas a unos metros de su nuevo lugar de descanso, donde se encuentran con un oscuro túnel. Cruzar el túnel supondrá un giro de 180 grados para sus vidas, y para nuestros sentidos.

El primer contacto con ese nuevo mundo que hay tras el túnel, será enigmático, muy diferente y a la vez tentador. Chihiro verá como la agonía de sus padres, hace que se conviertan en unos gigantes y hambrientos cerdos, desconcertando a la niña, y dejando patidifuso al espectador. Cinco minutos son suficientes, para que Miyazaki comience, suavemente, a empujarnos en un mar de intensos e increíbles colores, magias negras, situaciones surrealistas y quien sabe, si un nuevo estado de tu mente más libre e imaginativa que nunca. Chihiro, aturdida, asustada y descolocada, continuará vagando por el pueblo hasta dar con un puente que une a dicho escenario, con un gigantesco y sorprendente lugar de descanso, donde dioses antiguos y seres mágicos, pasan sus horas entre baños termales y grandes comilonas.

Chihiro y gracias a la estimable ayuda de Haku, comenzará una nueva vida en esta residencia donde los humanos, son un excelente primer plato para degustar, por lo que deberá hacer caso en todo momento y, esconderse de prácticamente todo el mundo, para no ser zampada a las primeras de cambio. Chihiro y siempre con la finalidad de poder recuperar a sus padres de la maldición que les ha hecho convertirse en cerdos gigantes, luchará hasta el último suspiro de su vida, gastará hasta la última gota de su piel y pasará mil penurias hasta poder volver a la realidad.

Se me vienen a la cabeza cosas sobre la infancia de Miyazaki, sobre sus sueños y sus ganas de divertirse y sentirse bien. Como también, la vida de más adulto y su empeño por contarnos cosas que están solamente dentro de las mentes más soñadoras. Su animación se caracteriza por extensos pasajes de enorme belleza, soledad, silencio y una realidad dentro del oneirismo, brutal. Sus películas son la mejor droga para evadirte de todo y todos. Sus historias son laboriosas y de una magnitud extraordinaria, que yo, hasta ahora no había descubierto, pero de las que ya no me puedo desenganchar.

4 comentarios:

Sombra, el dibujante proscrito dijo...

Este director es de una versatilidad impresionante, toca el humor como nadie, el drama como el mejor, la fantasía de manera fantástica. Todas sus películas son cuidadas, sobrecogen por su emotividad y todos los pequeños detalles que la acompañan.

A mi no me parece que sea pesado por hacer un pequeño monográfico de este señor (perdón, SEÑOR, con mayúsculas).

Korvec dijo...

Esta y "La Princesa Mononoke" pude verlas en el cine.
La película me gustó, pero su mensaje ecologista, empezó a hacérseme ya muy repetitivo. Quizás mi película preferida de este director sea "La princesa Mononoke" y la que menos "Porco Rosso", pero "El viaje de Chihiro" sin disgustarme, la vi demasiado previsible y si luego ves "El castillo ambulante"... otra vez más de lo mismo (muchos de sus personajes parecen incluso recurrentes "la bruja que al final se hace buena", "el niño con gorra marinero", "la niña de pelo corto"... es un director que me gusto, pero que parece hacer una y otra vez prácticamente la misma historia con prácticamente los mismos personajes).

Saludotes

Kitaku dijo...

A mi simplemente, me encanta. De hecho, estoy haciendo una coleccion de sus pelis en la biblio.
Los niños se vuelven locos cuando les cuento sus historias. Me parece fascinante.

Señorito, hay que cuidar la concordancia.

Besazos.

davidgore dijo...

Hola Sombra, ¿qué hay?. Hasta el momento, las tres películas que he visto de este MAESTRO me han gustado mucho, me han sorprendido exageradamente.

Gracias amigo por escribir y a cuidarse.

Hola Korvec, ¿cómo va todo?. "La Princesa Mononoke" se estreno en España en el 98, me pilló haciendo la "mili kk" y el día que vi su cartel puesto en una sala de cine, yo iba a otro cine, otra sala, y otra pellícula (out of sight). Si yo llego a conocer por aquel entonces a Miyazaki, joder que si entro a ver "La Princesa Mononoke".

A ver ahora, quiero ver "El Castillo ambulante", que si, parece tener muchísimas semejanzas con este viaje y en cuanto me compre la "La Princesa..." a ver la también.

Saludos, gracias y ya te contaré Korvec.

Kitaku, me pusiste la cabeza como un bombo para verla, y te tengo que dar las gracias, proque es una genialidad. Oye, ¿te gusta más "Mi vecino Totoro"?.

Saludos y un besazo. ¿Qúe pasa con la concordancia?, la veo bien.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails