lunes, 23 de febrero de 2009




El Festival Internacional de Cine de San Sebastián también se caracteriza por dedicar alguna de sus secciones paralelas a directores o géneros no muy conocidos por el gran público, generalmente reducto de cinéfilos y estudiosos del cine, que de no ser por estas retrospectivas quedarían para siempre relegadas a esos pequeños círculos especializados. Pero el festival realiza una labor encomiable al descubrirnos, a aquellos que vemos el cine como un placer y no nos dedicamos a su estudio en profundidad, obras que de otra manera nos pasarían totalmente desapercibidas.

Y a eso contribuyen en gran medida los libros en edición bilingüe castellano-inglés que el Festival edita con constancia en cada edición. En esta ocasión se nos abre un nuevo mundo cinematográfico en este libro, Japón en negro, que analiza en profundidad el cine negro japonés, un género prácticamente desconocido para la gran mayoría del público y seguramente para muchos de los llamados cinéfilos.

Este volumen recopila artículos de especialistas, con la ventaja fundamental de que muchos de los colaboradores que escriben son los propios implicados en el tema tratado, como el director nipón Kaizo Hayashi que es al mismo tiempo licenciado por una escuela de detectives y registrado como tal con el número 551, o cómo mínimo son japoneses, ya que siete de los dieciséis articulistas pertenecen al país del sol naciente.

Los distintos capítulos analizan desde el cine criminal japonés de los años 40 y 50, pasando por los thrillers de autor japoneses de los años sesenta, por las variaciones del género en los violentos años 70, ó por las películas japonesas de detectives privados, llegando hasta la actualidad y el cine de, por ejemplo, Takeshi Kitano. El libro nos va llevando por un mundo repleto de caballeros Yakuza, guerreras de Toei, pornografía, violencia, serie B, policías corruptos, mujeres venenosas, todo ello reflejo de una sociedad oscura, lejana y prácticamente desconocida para los occidentales.
Un libro fundamental para bucear y descubrir las obras de unos cineastas que en gran medida nos resultan desconocidos pero cuyas obras han influido a lo largo del tiempo intensamente en el cine negro realizado en occidente, hasta llegar al momento actual, en el que el cine negro japonés y sus derivaciones copan los premios en los más prestigiosos festivales cinematográficos internacionales.

3 comentarios:

Almas Oscuras dijo...

Muy interesante el libro. Soy un absoluto desconocedor del cine negro japonés. Sobre todo el de los años 40 a 80. Siempre es bueno y reconfortante expandir fronteras.
Gracias

david dijo...

Si el de animación es interesante, este no se queda atrás. Creo que hace falta un ejemplar de estos para entererarse bien de todo el cine japonés de antes.

Espero tenerlo pronto en mi leja.

Korvec dijo...

En mi colección obran algunas de estas películas, algunas de ellas obra de directores como Kinji Fukasaku y tiene poco que envidiar a las más conocidas del cine negro USA. En Japón las "yakuza eigas" son uno de los géneros más populares y de algunas de ellas, incluso nos han llegado remakes más modernos como del film "Cementerio Yakuza".
Pero siendo sincero, el libro no creo que lo compre, por lo menos no a corto plazo.

Saludotes

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails