lunes, 12 de abril de 2010

The Road (La Carretera) - John Hillcoat (2009)



Pocas o ninguna vez anteriormente había leído un libro y con las mismas, el poder verlo reflejado en el celuloide. Me termino un viernes en la madrugada, ya sábado, la obra de McCarthy, y ese mismo sábado después de una fantástica comida, me dispongo a ver la adaptación de Hillcoat sobre este monumental mundo post-apocalíptico.


Suele decir la gente entendida, esa gente que suele leer mucho, o esas personas que hayan tenido la oportunidad de ver una película sobre alguna obra leída con anterioridad. Que nunca la adaptación cinematográfica es superior al libro. Yo, por desgracia o por suerte, no lo le he podido comprobar hasta ahora. Y desgraciadamente (siempre espero aprender y disfrutar) la película de Hillcoat no llega ni lo más mínimo a las expectativas que yo me había creado. La culpa puede ser que horas antes me hubiera acabado el libro, libro que disfruté locamente. Una maravilla post-apocalíptica, oscura, negra, cruda y dolorosa. O simplemente, que The Road (la película) es pasable nada más. Si, es lo que realmente pienso. Creo que aunque hubieran pasado meses desde que leyera el libro, la película me hubiera transmitido lo mismo, bastante indiferencia.


Y a estas alturas, creo que ya sabréis más o menos la base argumental del film, no? Os cuento brevemente. En un futuro quizá no muy lejano –y es asombroso la verdad tan grande que hay en esto-, en un sombrío mundo post-apocalíptico, un padre (Viggo Mortensen) trata de poner en lugar seguro a su hijo (Kodi Smit-McPhee). El planeta ha sido arrasado por un misterioso cataclismo, pero a decir verdad, no sabemos bien que es lo que ha sucedido, y en medio de la desolación un padre y su hijo viajan hacia la costa para buscar un lugar seguro donde asentarse. Durante su travesía se cruzarán con los pocos seres humanos que quedan, los cuales se han vuelto locos por el hambre, convirtiéndolos en caníbales, y locos por la soledad y desesperación de no saber que habrá más allá de esos bosques o infinitas carreteras.


Y vamos, la trama si que se las trae. Fuera de lo que es el guión, cabe destacar y mucho, la gran fotografía y ambientación que se consigue en todo el film. Dos partes fundamentales que hacen que la película no se queme –cosa curiosa- a las primeras de cambio. Cuesta mucho llegar a esos parámetros que consigue el libro, donde de verdad puedes oler tu mismo a que huele la lluvia. Sentir el hambre que te recorre el cuerpo de pies a cabeza, y ver como se te eriza el pelo del frío y la soledad tan abismal que sus personajes viven noche tras noche –la noche aplasta la escasa luz grisácea- No me termina de gustar como veo pasar la película tan rápidamente, como si hubiera prisa por acabarla, no soy ningún experto en montaje y edición, pero parece montada a la ligera. Toma las secuencias y ya te vales tú sólo. Apenas existe la transición, incluso, me atrevería a decir, que no hay continuidad por momentos.


Luego, las dos actuaciones tanto de padre como de hijo. Toda la película para ellos dos solos, donde poder lucirse como actor y ante un papel en que el que había que demostrar que vivías tus últimos días como ser humano. Y que bueno, Vigo está bien, y el niño, el niño hace lo que puede. Muy bien caracterizados eso si. Cada uno con sus atuendos y aspecto muy logrado, sobresaliendo la extrema delgadez y la imposible dejadez de su rostro (barba, dientes y pelo) Pero ya está.


Se me hace imposible no compararla con el libro, pero quitando si o si esa barrera que creó McCarthy con su obra. The Road me parece una película de sábado por la tarde y de la que poco después, has olvidado hasta de que color era el ambiente y su olor por completo. Mis expectativas puestas en esta película, incluso mucho antes de saber que el libro caería en mis manos, eran muy altas, ya que es un tema que me gusta mucho. Pero pasados unos días desde que vi el film, y ahora que estoy escribiendo sobre ella, tengo que decir que me dejó tal cual (lo vuelvo a decir). Puede parecer contradictorio, pero la extrema y apocalíptica situación que se debe de vivir en The Road desde el principio y hasta su último segundo, no alcanza para mi ese punto de dramatismo y la propia destrucción del ser humano, por el ser humano, en ningún momento.

6 comentarios:

Alexcore dijo...

No te preocupes yo me leí el libro cuando salió a la venta en Castellano, hará como 2 o 3 años, y la sensacion que tuve al ver la peli es la misma que la tuya, teniendo en cuenta que la peli como tal funciona a la perfección y transmite ese sentimiento desolador en cantidades ingentes, el verdadero problema es que existe un libro en el que todo es muy sueprior, si no has leido el libro la peli es la bomba, y si lo has leido siento clichearme pero "el libro es infinitamente mejor"...

Igor dijo...

Vaya, acababa de leer el libro (¡qué pasada!) y quería ver la peli. Eso sí, tras leerte bajaré las expectativas.

davidgore dijo...

Hola Alexcore. Pues eso tio. La novela es infínitamente superior, y la película se me hizo diferente y vacía.


Saludos y gracias por escribir

kuro&kitaku dijo...

Hola Igor ¿qué tal?. Tu sigue con tus intenciones, para que así puedas crícarla con justicia, pero como mejor veas. El libro es una maravilla y la película, pues ya me has leído.

Saludos y gracias por escribir.

Korvec dijo...

La película se me hizo un tanto larga y aburrida, pero ya me lo esperaba.

Al leer el libro pensé que su traslación a película podía ser bastante aburrida, ya que en ella tampoco pasa mucho más de lo que se nos muestra en pantalla.

De todos modos, a mi si me parece una buena adaptación pero algunas novelas, no están hechas para ser adaptadas en la gran (o pequeña pantalla) y esta es una de ellas.

Por el momento, la que es para mi gusto la mejor adaptación de una obra literaría es la serie Shogun.

Saludotes

davidgore dijo...

Hola Korvec. A mi me dejó un sabor bastante amargo. Ya no por su duración, sino, por la manera que ha elegido Hillcoat de contarnos este post-apocalipsis.

Saludos y muhcas gracias por escribir.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails